Día del Medio Ambiente

Cortesía de la Prefectura del Guayas durante la actividad de reforestación organizada por el Proyecto La Fuente

El 5 de junio, el mundo entero celebra el Día Mundial del Medio Ambiente. Organismos internacionales, sector público, privado, escuelas, colegios, universidades, todas y todos quienes poseen una conciencia basada en la importancia del cuidado de nuestro planeta, hacen énfasis en visualizar todas las acciones en pro del cuidado del ambiente. Este día, instaurado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en el año 1973, nos llama a reflexionar sobre los impactos que la actividad humana ha generado sobre los recursos naturales y el clima, así como también en el diseño urgente de soluciones que permitan que los seres humanos y la naturaleza puedan adaptarse a un ambiente con alteraciones significativas en el clima, la pérdida de hábitats de especies clave en la cadena alimenticia, la alta tasa de deforestación, la contaminación de los océanos, el agua de los ríos y lagos, el aire y el suelo que comprometen no solo la salud de las poblaciones y ecosistemas, si no también sus medios de vida.

Pero, ¿cómo contribuir con un ambiente más justo y sostenible? A nivel mundial existe mucha información sobre los impactos que tienen este tipo de fenómenos y alteraciones en el planeta, muchos orientados a soluciones a nivel macro. Una de ellas es la reducción de los Gases de Efecto Invernadero GEI (responsable del calentamiento global acelerado), por parte de las grandes industrias; sin embargo, existen acciones que pueden mejorar nuestro ambiente a local, cambiando los malos hábitos por buenas prácticas como:

  • El reciclaje de nuestros residuos domésticos
  • El uso de sistemas de transportes eco-amigables
  • El ahorro y uso eficiente del agua
  • La arborización de los espacios públicos y aún en nuestros hogares con el uso de huertos o jardines con especies vegetales que aportan oxigeno y mejoran la calidad de aire.

La implementación de estas y otras soluciones, son parte de los retos que hoy por hoy
tienen las y los actores de la sociedad:

  • Las y los niños y jóvenes: son parte de la solución, para generar cambios positivos y
    conciencia ante el ambiente que están heredando.
  • Las y los adultos: es necesario que se involucren, acepten y se comprometan en este
    cambio de hábitos.
  • Las autoridades y técnicos locales: es necesaria la toma de decisiones informada, que busquen la protección y cuidado de los recursos naturales, principalmente las fuentes hídricas desde sus nacientes, base para la vida de especies animales y vegetales. En las
    zonas rurales, el uso de mecanismos agroecológicos como una buena práctica en la producción agrícola, puede garantizar la disponibilidad de alimentos sanos y la mejora de la capacidad productiva del suelo.

El cambio es responsabilidad de todas y todos, un ambiente saludable y sostenible depende de lo que hagamos hoy. Empecemos.

Autora: Fanny Friend, Especialista en Sistemas de Información Geográfica en CIIFEN.

Ir arriba